Google
 

martes, 18 de diciembre de 2007

¿Por qué se hacen así las cosas?

A veces, cuando entras a formar parte de una organización o empiezas en un trabajo nuevo, observas que hay cosas que se hacen de determinada manera, pero que no tiene ninguna lógica que se hagan así, ya que se podrían hacer de otra forma mucho mejor. Incluso a veces vemos que hay cosas que no se hacen cuando lo normal sería hacerlo, y nadie sabe por qué. Y si preguntas a alguien por qué se hacen así las cosas, la contestación es simple: "Aquí las cosas siempre se han hecho así".

Esta historieta me la pasaron por correo hace la tira de años, pero el otro día me vino a la memoria y rebuscando un poco la encontré de nuevo. La moraleja de la historia da que pensar y refleja claramente lo explicado anteriormente.

Un grupo de científicos colocó cinco monos en una jaula. En el centro de la misma, una escalera y sobre ella, un montón de plátanos. Cada vez que un mono subía la escalera para agarrar un plátano, los científicos lanzaban chorros de agua fría contra los que se quedaban en el suelo.

Pasado un tiempo y varias duchas frías después, cada vez que un mono se disponía a subir la escalera, los otros no paraban de golpearle hasta que éste desistía. Poco tiempo después, ningún otro mono se atrevió a subir la escalera más veces, pese a la tentación de los plátanos (al fin y al cabo, son animales, pero no tontos).

Entonces, los científicos sustituyeron uno de los monos y la primera cosa que hizo el novato fue intentar subir la escalera. Los demás monos, sin que nadie les rociara con agua fría, se lo impidieron y le propinaron una paliza tremenda. Varias palizas después, al nuevo integrante del grupo se le habían quitado las ganas de volver a intentarlo (aunque nunca llegó a saber por qué le pegaban cada vez que había intentado subir).

Los científicos cambiaron otro mono de los originales y al segundo sustituto le ocurrió lo mismo que al primero (quien por cierto participó con gran entusiasmo en la paliza al novato). El resto de monos del grupo fue sustituido gradualmente y en todos los casos sucedió lo mismo.

Cuando se marchó el último de los monos 'veteranos', la jaula contenía a cinco monos que, aunque ninguno había recibido nunca el castigo del agua fría, seguían golpeando a todo aquél que intentara subir por la escalera hacia los plátanos, sin saber ellos por qué lo hacían, ni saber el mono novato por qué le pegaban. Además resultaba curioso observar como los monos más novatos eran los que más se ensañaban con el mono recién entrado.


Si hubiera sido posible preguntar a esos monos, que nunca habían sido castigados, por qué pegaban al atrevido que osara subir, seguramente hubiera respondido: - No sé... Aquí las cosas siempre se han hecho así.

Lo que está claro es que muchas veces en algunas organizaciones y en muchas empresas, no se intentan hacer las cosas de otra manera, simplemente porque "las cosas siempre se han hecho así". No se a vosotros pero a mi por desgracia, esto me suena y mucho.

¿Tú cómo lo ves?

5 comentarios:

Lucía dijo...

Yo odio esa frase con toda mi alma ...

No hay nada que me dé más rabia que que alguien me la diga, ni que fuéramos animales entrenados (cómo en la fábula ...), tenemos la obligación de pensar por nosotros mismos!!

Solcito dijo...

"las cosas siempre se han hecho asi", el hombre le tiene cierto rechazo al cambio y por ello en lugar de tratar de innovar prefiere viejas prácticas que siguen dando resultado a intentar "correr el riesgo" de mejorar... Que Triste...

Saludos

Grogueta dijo...

Es verdad que muchas veces se tiene "pereza" de cambiar las cosas, pero también hay veces que aborreces el intentar mejorarlas, puesto que hay quien se empeña en darte palos por todos lados.

Saludos.

Micalet dijo...

Grogueta, no hace falta que lo jures, porque tanto tu como yo tenemos mucho mono veterano que lo único que sabe hacer es pegar palos a los demás.

Solcito, puede que tengas razón, pero las viejas prácticas no tienen por qué ser mejores, aunque sean buenas.

Lucía, comprendo ese odio. Te aseguro que no eres la única.

Bender dijo...

Pues a mi precisamente me ocurre lo contrario. De lo que estoy harto es que la gente vaya por libre y haga las cosas peor de lo que se hacían en el trabajo.

Ojalá la gente viniese y cambiase las cosas para mejor, pero qué va, se ponen a hacer las cosas a voleo y SIEMPRE mal, a mi me parece increíble que la gente llegue a un lugar, y no pregunte nada, porque al final, le toca trabajar a otros más.