Google
 

viernes, 19 de enero de 2007

Maestros del Photoshop.

A nadie se le escapa que hoy en día, todas las fotos de gente famosa que se publican en las revistas están retocadas y más que retocadas. Las grandes estrellas no se pueden permitir no salir perfectas en los medios. Cuando se trata de televisión o de actos públicos, una legión de maquilladores, estilistas, peluqueros, etc... se encargan de dejarlas perfectas, pero cuando se trata de fotos, todo esto no hace falta, ya que para eso están los maestros del photoshop. Esta gente es la que se encarga de que las famosas tengan ese aspecto divino, sin ninguna imperfección y siempre perfectas.

Pero eso como ya he dicho antes, es de conocimiento público y todo el mundo lo sabe. Lo que quizás no todo el mundo sabe es cómo se hace. En el vídeo que os pongo a continuación, podéis observar como con las herramientas y conocimientos adecuados, hasta de una foto cualquiera se puede obtener una imagen perfecta.



¿Tú cómo lo ves?

5 comentarios:

Ulyses dijo...

Me encanta mirar como se trabaja en Photoshop, porque yo no tengo ni idea, me encantaría hacer virgüerías como esta.

Turi dijo...

A mí me gustaría especialmente saber trabajar con los pelos. De lo demás más o menos me entero (que de ahí a ser capaz de hacerlo hay un trecho), pero el tema capilar me supera :) No tengo ni idea de cómo se hace eso.

Saludos.

Micalet dijo...

Manejar el photoshop no es dificil, aunque de ahí a hacer las curradas que hacen algunos, es cuestión de echarle horas y practicar.

Inlovesouls dijo...

Desde luego, es asombroso lo que una buena sesión de maquillaje, un buen estilista, y un buen trabajo con Photoshop pueden hacer.

Así incluso yo podría pasar por un tipo apuesto y atractivo, jajaja.

Pero bueno, llevando una vida sana, no llegarás a parecer un chico o chica de revista pero desde luego que al menos no será algo irreal.

PD: Muy bueno el videotutorial del photoshop, ;)

Visiten -> http://nakedinlovesouls.motime.com/

MBR

Micalet dijo...

Lo que está claro es que desde la popularización de programas de retoque fotográfico, el que no sale bién en las fotos, es porque no quiere.