Google
 

miércoles, 10 de enero de 2007

Hay que predicar con el ejemplo.

Desde la entrada en vigor del carnet con puntos, se ha reducido notablemente el número de accidentes y lo más importante de todo, el número de muertos en carretera. Esto ha sido una de las mejores noticias que nos ha dado el año, aunque por desgracia, cada semana nos siguen llegando noticias de accidentes con fallecidos, algo que se debería evitar.

Vigilando que se cumplan las leyes de tráfico y así intentar evitar accidentes están los cuerpos de seguridad, encargados entre otras cosas de localizar a los conductores temerarios y aplicarles la sanción correspondiente y obviamente la pertinente retirada de puntos, pero... ¿que pasa cuando los temerarios son ellos? ¿quién les quita los puntos a ellos?

Seguro que más de uno ha visto a la guardia civil superar el límite de velocidad sin que esté persiguiendo a nadie, o sin el cinturón, o haciendo algunas otras cosas por las que a cualquiera de nosotros nos cascarían una denuncia y encima nos quitarían puntos.

Señores, las leyes están hechas para todos y ustedes, por el mero hecho de llevar un uniforme no se las pueden saltar a la torera. Como quieren que la gente cumpla con las normas si ellos no lo hacen. Creo que en muchas ocasiones, deberían predicar con el ejemplo.

Aquí tenemos el ejemplo que nunca deberían dar:


¿Tú cómo lo ves?

2 comentarios:

Ulyses dijo...

Pues lo veo fatal, pero el abuso de poder siempre ha existido y existirá. En la propia policia creo que se cometen delitos y quedan impunes porque no hay quien controle al poder.

Micalet dijo...

Es que como se suele decir en mi pueblo: ¿quién controla al controlador?